URXELLA

http://alternativaperpollenca.com

"Ingenieria urbanística"

Alternativa | 16 Novembre, 2007 07:00 | facebook.com twitter.com

Ens ha arribat aquest escrit d'uns dels veïns de la Cala, que a més a més és advocat especialitzat en urbanisme, una dura crítica a la "ingenieria urbanística" de l'Ajuntament.

"El desmantelamiento urbano de la Cala de San Vicente"

Hace unos días en la 2 de Televisión Española se proyectó un documental sobre la vida de Joaquín Sorolla, que en el año 1920 inmortalizó en sus lienzos la Cala de San Vicente, recogiendo en alguno de ellos el Cavall Bernat, referente obligada de Mallorca, por su belleza inigualable.

Podemos afirmar que menos alguno de sus vecinos - que rompió, por el edificio que construyó al margen de la normativa urbanística que como tal infracción grave subsiste, con esta servidumbre de la belleza – los demás se acoplaron al terreno, respetando el atractivo de la Cala, construyendo chalets, unifamiliares, donde el gusto, indudablemente, “campea por sus respetos”.  Lo que es otro cantar.

La Cala de San Vicente, como todo el mundo conoce, es uno de los núcleos urbanos que componen el Municipio de Pollensa, que, de siempre, ha sido maltratada urbanisticamente, pero ahora sorpresivamente comienza su desmantelamiento.  Así de simple: donde había una vivienda unifamiliar con su zona ajardinada se construye un bloque de apartamentos.  Sirva de ejemplo que una de las casas emblemáticas de la Cala, frente a la playa, con más de cien años de antigüedad, se está derribando para dar paso a lo dicho; una mera operación especulativa.  Y no solo se está produciendo con impunidad, sino justificándose en un evidente proceso de “ingenieria urbanística”, que, les guste o no le guste a los interesados, al final, se descubrirá por pueril y burda.  Y que tiene su coste, que nadie lo ponga en duda.  Lo que causa “sonrojo”.

El pasado dieciséis de octubre, la prensa local informó de una citación a la Alcaldesa de Felanitx, Catalina Soler, por una “querella de la oposición por retrasar la aplicación de una norma urbanística”, a la que el informante la define como persona “irreductible, diligente y rápida en las cuestiones que le interesan”.  A lo que se debería añadir otra condición: su falta de malicia o ingenuidad.

Lo llamativo es que se habla de una “norma urbanística”, y se define su contenido defectuosamente, siendo una de las prescripciones de mayor trascendencia, y necesaria, en la vida de los Ayuntamientos de la Isla: el Decreto 27/1993 de 11 de Marzo que regulaba la capacidad de población de los Municipios de Mallorca.

Y que por su carácter imperativo obligaba desde su publicación en el Boletín de aquella fecha.  Su inexistencia nos hubiera llevado a vivir en una especie de jungla incontrolada en cuanto al techo de población se refiere.

Los Municipios de Felanitx (se presume), y el de Pollensa, al que pertenece Cala de San Vicente (se asegura) aprobaron, dentro de sus competencias, Normas Complementarias en virtud de este Decreto.  En el supuesto de Pollensa la remitió al Consell Insular el 27 de octubre de 1994, que la sancionó, definitivamente, el 4 de mayo de 1995.

La denunciada “ingenieria urbanística” – consistente en la falta de aprobación definitiva por dicho Consell de la Adaptación del Plan General de Ordenación Urbana de Pollensa 1990 al Plan de Ordenación de la Oferta Turística 1995 POOT (cuyo Art. 7 previene el cumplimiento del Decreto 27/1993 de regulación de capacidad de población, pendiente desde 1999 – permite al Ayuntamiento de Pollensa seguir otorgando licencias de obra para cambiar el uso de parcelas de viviendas unifamiliares o chalets en viviendas de pisos o apartamentos, y ello en “zona costanera”, que lo prohibe tanto el POOT como el Plan Territorial de Mallorca, cuyo denominador es el de restringir las edificabilidades en las zonas turísticas.

La diferencia entre los equipos municipales de Felanitx y Pollensa consiste en que en el primero, la Sra. Soler tuvo el “cuajo” de retirar la Norma Complementaria (y por ello se la imputa) del Consell Insular, que lo aceptó incomprensiblemente; y en el segundo, después de aprobar, inicial y provisionalmente, el Ayuntamiento de Pollensa, su Norma que regulaba su densidad de población, la remitió al Consell Insular; pues bien, en este ir y venir, de requeridos y cumplimientos, en la Adaptación referida se sigue esperando el “Santo Advenimiento” o aprobación definitiva y mientras tanto como si de un “urbanismo a la carta” se tratara, se siguen otorgando licencias de obras a favor de algunos “dispensados”, que lo celebran hasta con “champán”, cuando el trámite de aprobación definitiva de la Adaptación está pendiente desde hace ocho años, con total impunidad, amparándose en un Plan General de 1990 y un Decreto relativo a la formación de los Planes Urbanísticos de 1981, de dudosa aplicación.  En Felanitx la demora fue motivo de imputación, en Pollensa, la demora es simplemente un retraso administrativo, impune y gratuito, que no afecta a responsabilidad alguna. De ahí su ingenuidad, Sra. Soler, porque podía, perfectamente, haber esperado.

No obstante, se debe hacer una alusión a Doña Maria Luis Dubon, Consellera del Territori del Consell de Mallorca, porque en su proclama institucional de que “Hay que poner orden en la disciplina urbanística” (19 agosto 2007, Última Hora) interpretamos se incluye, sin duda, lo que para algunos ciudadanos puede ser una demora punible, que se debe valorar. 

Finalicemos, lo expresado es simplemente la “punta del iceberg”, resta mucho más, pero con que se paralice el desmantelamiento de la Cala de San Vicente, motivo de nuestra pretensión, será suficiente y bien recibido como muestra de cordura.

                                        Pins del solar de Can Colom 

 

 

 

 (Segueix)
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb