URXELLA

http://alternativaperpollenca.com

Juan Gelman

Alternativa | 16 Agost, 2008 05:57 | facebook.com twitter.com

El diumenge passat Gabriel Cañas entrevistava al setmanal del diari el país a Macarena Gelman, neta del poeta argentí Juan Gelman, a qui la dictadura  va perseguir. Ell es va poder escapar però no el seu fill Marcelo i la dona d'aquest, María Claudia García, embarassada de Macarena, que varen ser segrestats pels militars al 1976. 

CLAUDIA, EMBARASSADA, I MARCELO, POC ABANS DE SER SEGRESTATS. (Foto treta del diari Clarín)

 Mentre els seus pares eren assassinats, Macarena va ser donada en adopció a una parella d’Uruguai. En aquell moment les dictadures de Amèrica del Sud i la CIA  col·laboraven en el que es va denominar Operació Condor, terrorisme d'Estat, que va tenir com resultat l'assassinat i desaparició de gran nombre d'opositors a les esmentades dictadures. 

Juan Gelman, va aconseguir trobar a Macarena a l'Uruguai després de més de 20 anys de recerca, i enguany ha rebut el premi Cervantes.

Juan i la seva neta  Macarena del blog Apocalípticos e integrados

Amb la lectura de l'entrevista i el record de G. vaig  arribatr a l'excel·lent  bitàcora de Juan Gelman i el seu  magnífic discurs pronunciat quan va rebre el passat 23 d’abril el Premi Cervantes a Alcalá de Henares.

Imatge i poema de "tribuna Latina"

 

Un fragment del discurs:

Para San Agustín, la memoria es un santuario vasto, sin límite, en el que se llama a los recuerdos que a uno se le antojan. Pero hay recuerdos que no necesitan ser llamados y siempre están ahí y muestran su rostro sin descanso. Es el rostro de los seres amados que las dictaduras militares desaparecieron. Pesan en el interior de cada familiar, de cada amigo, de cada compañero de trabajo, alimentan preguntas incesantes: ¿cómo murieron? ¿Quiénes lo mataron? ¿Por qué? ¿Dónde están sus restos para recuperarlos y darles un lugar de homenaje y de memoria? ¿Dónde está la verdad, su verdad? La nuestra es la verdad del sufrimiento. La de los asesinos, la cobardía del silencio. Así prolongan la impunidad de sus crímenes y la convierten en impunidad dos veces.

Enterrar a sus muertos es una ley no escrita, dice Antígona, una ley fija siempre, inmutable, que no es una ley de hoy sino una ley eterna que nadie sabe cuándo comenzó a regir. "¡Iba yo a pisotear esas leyes venerables, impuestas por los dioses, ante la antojadiza voluntad de un hombre, fuera el que fuera!", exclama. Así habla de y con los familiares de desaparecidos bajo las dictaduras militares que devastaron nuestros países. Y los hombres no han logrado aún lo que Medea pedía: curar el infortunio con el canto.

Hay quienes vilipendian este esfuerzo de memoria. Dicen que no hay que remover el pasado, que no hay que tener ojos en la nuca, que hay que mirar hacia adelante y no encarnizarse en reabrir viejas heridas. Están perfectamente equivocados. Las heridas aún no están cerradas. Laten en el subsuelo de la sociedad como un cáncer sin sosiego. Su único tratamiento es la verdad. Y luego, la justicia. Sólo así es posible el olvido verdadero. La memoria es memoria si es presente y así como Don Quijote limpiaba sus armas, hay que limpiar el pasado para que entre en su pasado. Y sospecho que no pocos de quienes preconizan la destitución del pasado en general, en realidad quieren la destitución de su pasado en particular.

 Poema  tret de la bitàcora "isla Kokotero"

 

 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb